El animalario consta de una zona de estabulación y de áreas comunes. La zona de estabulación está reservada para el alojamiento de animales y se divide en varias estancias, en cada una de las cuales se sitúa una especie. Las características del animalario permiten el almacenamiento y la reproducción de anímales knock-out entre otras facilidades.